jueves, 7 de febrero de 2008

Wrong predictions

" Looks like we made it
Look how far we've come my baby
We mighta took the long way
We knew we'd get there someday
They said, "I bet
they'll never make it"
But just look at us holding on
We're still together
still going strong
(You're still the one)
You're still the one I run to
The one that I belong to
You're the one I want for life
(You're still the one)
You're still the one that I love
The only one I dream of
You're still the one I kiss good night
Ain't nothin' better
We beat the odds together
I'm glad we didn't listen
Look at what we would be missin'
I'm so glad we made it
Look how far we've come my baby"

Una de las razones principales por las cuales quise huir de México, fue porque siempre me sentí menos. No porque lo fuera, no porque lo pensara. Sino, había un punto donde me llegué a creer lo que algunas personas me proyectaban, me daban a entender que yo no podía o no debía o que ni lo soñara... Jamás me sentí una ciudadana mexicana. Sí. México es el país donde nací, donde pasé la gran mayoría de mi vida, donde crecí al lado de mi familia, donde nació mi hija, donde me enamoré, donde me formé... Pero su idiosincrasia, ciertos rasgos de su cultura, de su gobierno, de ciertas de sus gentes se empeñaban en minarme el autoestima. En hacerme sentir cualquier cosa, menos alguien que se sintiera "parte de" o una hija del territorio mexicano "protegida" y "bendecida" por las leyes y normas de la sociedad mexicana.

Por muchas razones, no soy Mexicana. Por otras muchas, sí lo soy. Pero era necesario que saliera de México para creer en mí misma. Para poder desmentirle a los fantasmas que me persiguen, que me dijeron alguna vez no puedes o no debes o no lo sueñes.

Aquí estoy. En otro país, con otros idiomas -muchos muchos idiomas diferentes-, con otras gentes. Y gentes que han visto en mí, aquello que estuve a punto de olvidar para siempre. Y lo mejor de todo, es que lo vieron por su propia cuenta y al parecer - al menos en el plano laboral y económico que es el coco de muchos de los que llegan a Canadá - lo logré. No sólo logré entrar a donde quería entrar a trabajar, sino me están pidiendo que entre. Alabaron la entrevista.

Y voy a tomar esta oportunidad. Sé que tendré que trabajar duro, porque lo malo de entrar así con fanfarreas, es que hay que mantenerse a la misma altura de la vara. Pero aún así, es mucho más motivante hacerlo así, que ir a trabajar y en lugar de estar cavando para salir, al parecer sólo te vas hundiendo más todos los días porque todo mundo te pone el pie - y lo peor del caso es que te ponen el pie no porque eres mala en lo que haces, sino todo lo contrario-.

Y luego estuvieron los escépticos que creyeron que no la haría con Doña Trucha. Y que todo eso se vendría abajo. Aquellos que no creen en el poder de la mujer, o el amor que puedan profesarse entre ellas. O la educación que puedan proporcionarle a sus hijos... especialmente si también son mujeres.

Por eso,

A todos aquellos que alguna vez no creyeron que pudiéramos salir adelante, o que creyeron que no seguiríamos adelante, o que esto sería el error más grande de nuestras vidas...

O a todos aquellos que en mi bello México aún siguen haciéndole la vida pesada a otras mujeres o a otros gays o a aquellos que tienen capacidades diferentes... o a cualquier otro individuo por las razones que sean:

Fiú-fiu-fiu-fiufiu!!!

Sí se puede!!! Claro que se puede!!!

La canción es para mi Truchis (y no te la traduje para que así te entretengas). Se llama "You´re still the one" de Shania Twain. -por si a alguien le interesa bajarla-

Un beso a Papá y a Mamá. Soy quién soy el día de hoy, gracias a ustedes.




1 comentario:

Alex dijo...

Me conmoviste! me siento orgullosa de ti, de decir, esa es mi cuñada! me da mucho gusto saber que estas realizandote, de todo corazón, muchas felicidades!
Un besote!