viernes, 30 de octubre de 2009

Despues de la tormenta...

... vino la calma.

Tal vez me ponga a escribir en mi blog, tal vez no. Yo creo que jamas podre ser de esos que admiro tanto, que son metodicos y siempre ponen algo, al menos de forma constante.

Mientras tanto, puedo añadir que estoy muy orgullosa de mi familia. Muy orgullosa de mi pareja Malena, de mi hija Samantha e inclusive de la hija de mi pareja, Adriana.

Las admiro y respeto, porque son mujeres que no se dejaron vencer por sus propios temores.

Soy muy afortunada.
PS: Cumplimos dos años de vivir en Montreal hace un par de dias. Como vuela el tiempo! Y como llega a pesar tanto tambien! No hay duda que el Tiempo, es la primer paradoja.